jueves, 12 de marzo de 2009

Special Forces


El día de ayer, miércoles 11 de marzo de 2009, llegó a las tiendas de cómics el número 4 y último de Special Forces, miniserie escrita e ilustrada por el maestro Kyle Baker, y editada por Image Comics.

En junio del año pasado escribí sobre esta serie debido a un suceso inaudito (más abajo rescato el post), y formó parte de mi lista de lo mejor de la historieta publicada durante 2008 (nuevamente, pues en 2007 el número 1 también se perfiló en esta lista): ahora caigo en que para completar esta historia Baker se llevó cerca de año y medio, y solamente unos cuantos creo que la pelamos (aunque ayer, el mismísimo gurú Tom Spurgeon, en su http://www.comicsreporter.com/ mencionó que parece finalmente que la gente comenzó a darse cuenta que ésta se trata de una gran historia). Bueno, el caso es que finalmente la historia ha finalizado, y qué magnífica es.

Baker, para quienes no lo ubiquen, es un historietista afroamericano (¡qué correcto!) que comenzó a surgir a mediados de los años 80 dibujando y entintando para varios títulos superheroicos de Marvel con una soltura que a varios nos cautivó. No obstante, este maestro dio el brinco con su novela gráfica Why I Hate Saturn, editada en 1988 por DC Comics. En ésta, Baker no sólo dejó claro el gran dibujante que es, sino igualmente el gran cronista de las neurosis y fantasías cotidianas. Desde entonces, de forma heroica este autor no se ha casado con una idea y menos ha permitido que lo logrado impida su constante experimentación. Al día de hoy, Baker suma en su obra varias novelas gráficas, tanto independientes como por encargo, colaboraciones varias para el cómic mainstream y, sobre todo, su reciente etapa con The Bakers, una serie de cómics que hacen de él y su propia familia un delicioso elenco de comicidad de altos vuelos (de hecho, este maestrazo actualmente está trabajando un proyecto de animación para la Fox con estos ‘personajes’), y todo editado por su propio sello.

En esta última etapa entra Special Forces (ya como parte de una alianza coeditorial con Image), en la que Baker crítica e ironiza sobre el ejército estadounidense, a partir del reclutamiento de un soldado autista y su encuentro con una buenérrima soldado. El desempeño de ambos soldados en manos de Baker se convierte tanto en una fuerte crítica al sistema armado gringo, en el que hasta personas ‘especiales’ han formado parte de sus filas en momentos de crisis (Baker lo documenta en la misma serie), como una explosiva y lasciva aventura de acción marcial.

Special Forces es, por igual, un espectáculo de piruetas en el montaje y la narración, y una franca queja a su gobierno y a la aún reciente irrupción de éste en Irak. La combinación que Baker hace de momentos realmente crueles y fuertes (la simple presencia del soldado 'discapacitado' en tal contexto, o el asalto de niños mutantes), con la voluptuosidad femenina y el campo de batalla como un escenario fílmico prácticamente, conforman una obra que a ratos resulta emocionante, indignante, triste, explosiva, amoral, heroica, y valiente; finalmente, Baker demuestra ser un autor genial. Special Forces es una pieza que no hay que dejar pasar; de hecho, Baker comenta que en verano estará disponible la recopilación. A continuación, el post mencionado.


¡Sí, que vayan y que chinguen a su madre!

No ustedes, amables lectores y colegas; sino unos ociosos sin futuro. Les cuento:

El día miércoles [24 de junio de 2008], mi madre me comunica que por la tarde fue a la casa la chica que se encarga de llevarnos la correspondencia (del Servicio Postal Mexicano), y que muy alterada le comentó que un paquete nuestro le había sido robado. La chica realmente alterada y preocupada quería saber si era muy importante el paquete, y si queríamos que se nos pagara de alguna forma. Explicó que el paquete era triangular y que fue extraído de la maleta donde guarda la correspondencia, cuando subió a un edificio a hacer una entrega. Mi madre le dijo que tenía que preguntarle a sus hijos, porque no sabía quién de ellos esperaba un paquete y qué decisión querría tomar. Así que la chica quedó de pasar al siguiente día (es decir, ayer jueves), a las 3 de la tarde.

Mi hermano no esperaba paquete por el momento, así que el envío era para mí. Esperaba un par de recopilaciones (MAD Archives Volume 2 y Tales From the Crypt Volume 1), así como un original del fabuloso historietista Kyle Baker (de su comic Special Forces), y el cual esperaba más tarde, pues quien me lo envío lo hizo con una semana de retraso a la marcada originalmente.

Como en ocasiones algunos libros me han llegado en envoltorios muy peculiares para que no se maltraten, pensé que el susodicho paquete contenía los dos libros y que presentaba tal forma para evitar los esquinazos.

La noche la pasé encabronado porque mis libros estaban en manos de quién sabe qué hijodeputa sin ética y principios, creo que la moral no existe. Y preocupado por la misma chica de correos, pues no había podido hablar yo con ella y supongo que estaba realmente preocupada. Yo había decidido pedir que se me pagara el paquete, en caso de que el Servicio Postal lo hiciera; si la chica lo tenía que pagar de su bolsillo, no iba a pedir nada entonces. Fue un accidente, y ya me imagino las furias con las que tienen que verse estos trabajadores. Yo he tenido la fortuna de contar con buenos carteros y, por tanto, yo no los voy a perjudicar.

Le pedí a mi mamá que le comunicara a la chica mi resolución. Y poco después de la cita, recibo una llamada de mi madre diciéndome que ¡el paquete fue encontrado! Y que no se trataba de los libros, sino ¡del original! En ese momento quise madrear a alguien, pero no supe a quién.

Entonces mi jefa me platicó la extraordinaria historia del original de Kyle Baker en Culhuacán, transmitida por Vero, la cartera: mientras el miércoles esta chica subía a un edificio a entregar una correspondencia, unos hijosdeputa del Colegio de Bachilleres (instituto que se encuentra enfrente de donde ocurrió la acción), riendo, decidieron husmear en la maleta y sacar un coqueto paquete que parecía una especie de Toblerone tamaño Monster. Lo abrieron, y como sólo vieron dentro un papel enrollado ‘sin chiste’ decidieron aventarlo sobre la calle, mientras se empujaban y reían como ‘buenos chicos’. Todo este suceso fue visto por uno de los trabajadores de limpieza que recolectan la basura en la colonia, mientras el paquete era apachurrado constantemente por los vehículos que transitaban. Entre la basura que recogió el trabajador vio que el paquete, entonces ya un cartón apachurrado, llevaba una dirección de la zona, por lo que decidió apartarlo para dárselo al siguiente día a Vero, a quien conocía. Llegó el jueves, Vero hizo su ruta y se encontró con el trabajador de limpieza, quien le entregó el paquete y quien, con dicha acción, la sacó de un apuro enorme. Ella no sabía que yo no estaba interesado en meterla en problema alguno, pero en el Servicio Postal ya le habían dicho que tenía que llegar a una resolución conmigo, y que el problema podía llegar hasta los tribunales, pues se trataba de un paquete registrado, por lo que su pérdida era un delito federal.

El original, como pueden ver ahora en la imagen arriba, presenta varias marcas de los dobleces que sufrió bajo las llantas de los vehículos, pero finalmente llegó a mis manos, tal vez no sano, pero sí salvo.

Ya lo dijo Alex Lora: “Al que obra mal, se le pudre aquello”. Así que a los estudiantes involucrados más les vale que se cuiden, porque con sus pendejadas no van a llegar lejos.

8 comentarios:

ADRIAN dijo...

wow que suerte la tuya mauricio, tanto por el extravio del paquete asi como por su recuperacion, al ser yo un empleado promedio de este cochinoo planeta, en verdad que lo envidio, pero sanamente, no le deseo ningun mal,pero en verdad que me gustaria de darme esos lujos que usted se da, como comprar originales o pedir los comics por correo, yo actualmente solo estoy comprando un solo comic por quincena, en su mayoria son hardcovers, por eso es que me tardo un rato para completar, por la culpa del maldito dolar, en fin ,ojala ya no tengas problemas con tus pedidos de neuvo. saludos

Morningstar dijo...

Pues sí, qué bueno que lo recuperé, Adrián. En esa ocasión pude comprar eso, pero no es así seguido. El dolar nos está partiendo la madre a todos.

Jorge Quiroz dijo...

hola

oye soy fan del comic en general y tengo tiempo leyendote (desde tdq) pero hasta ahora te escribo.
te escribo por que tengo una duda acerca de donde puedo adquirir las novelas graficas y recopilaciones y sobre los impuestos que pagas con aduana. Estas son las cosas por las cuales no me he animado a adquirir dichos articulos.

Espero me puedas ayudar
te dejo mi correo:
cepicipol@hotmail.com
o si quieres responderme aqui mismo gracias

Morningstar dijo...

Jorge, por supuesto lo más sencillo es comprar en las tiendas de cómics, si se tiene una cercana. Pero luego hay cosas que uno no encuentra en éstas o cosas que podmeos encontrarnos a mejores precios por internet (esto prácticamente se ha vuelto imposible con la fuerte devaluación que estamos teniendo). Sitios como Amazon y ebay.com, llegan a ofrecer material a muy buen precio; el problema, sin embargo, llega con el costo de los envíos que por un libro (dependiendo del vendedor) anda entre los 10 y 20 dólares. Es cosa de buscar; por ejemplo, en ebay he podido comprarme el Absolute Sandman por 51 dólares (afindes del 2008, auqnue he visto que todavía lo venden a ese precio), más 15 de envío, 66 dólares en total. Y pues es algo que aún está por debajo de lo que te cuesta en la importación mexicana. Cómo todo, tienes que irle explorando a las compras por internet para encontrar la mejor oferta. Saludos.

Jorge Quiroz dijo...

muchas gracias por la ayuda
solo otra duda mas

aduana nunca te a cobrado impuestos por la importacion de los libros

Frank_zorra_Slaughtercry dijo...

oh yo recuerdo dicho episodio, ja lo lei en toque de queda.

l,,l,

Morningstar dijo...

Frank... sí, efectivamente, toquedequeda fue donde conté esto por primera vez.

Jorge, en ocasiones cuando el peso del pauquete excede lo permitido, sí te cobran algo. Pero si compras uno o dos libros no debes preocuparte.

Saludos.

Fernando dijo...

Que opina Don Matamoros, no he tenido la oportunidad de hecarle un ojo a los interiores de la edición mexicana de Watchmen, pero sí tengo una recopilación gringa. ¿Vale la pena que compre también la mexicana o voy a sentir que tiré mi dinero?