viernes, 24 de febrero de 2012

Guardacomics

Y de repente, me encontré que pasaron más de dos meses sin que pusiera al día este blog... las excusas pueden ser muchas, sin duda varias de peso, pero de cualquier forma en el eter del interné perderán peso. Lo peor, y más descarado de mi parte, es que ni siquiera en esta ocasión lo pondré al día al cien por ciento, pues refritearé un post de hace algunos años en la primera etapa de este blog, pero con el cual -al menos- espero le brinde algo de movimiento a esta agua estancada. Prometo en los próximos días subir algo nuevo (si es que todavía anda por ahí algún lector de este espacio).

Hace tres años, en varias de las publicaciones mensuales de Marvel Comics se incluyó una página en la que varios escritores y dibujantes en breves palabras revelaron cual era el destino de sus cómics. Por la forma en que lo describían, supongo se refirieron a los ejemplares que reciben como copias de trabajo o promoción, por parte de Marvel y otros sellos; supongo (no creo que regalen su colección de Miracleman, o su colección del Fourth World de Jack Kirby, por ejemplo, ¿quién en su sano juicio lo haría?).

En fin, el caso es que Peter David, Marc Guggenheim, Leinil Francis Yu, John Romita Jr, Bryan Hitch y Joe Quesada, comentaban que sus copias las regalan a amigos, a niños o, inclusive, los donan a asociaciones de caridad. Quesada, de hecho, dice que si le toca leer alguno en la oficina, el café, el aeropuerto, donde sea, lo deja en ese lugar, pues nunca se sabe quién podrá tomarlo y, además, que podrá lograr esa lectura potencial y fortuita.

Sin embargo, en lo personal, lo que más llamó mi atención fue que tanto Robert Kirkman, como Mick Carey y C. B. Cebulski, aseguran que ellos ponen sus cómics cerca de su cama para irlos leyendo conforme puedan y, posteriormente, los van colocando en cajas donde los dejan dormir durante muchos años, en espera de que en algún inesperado momento tengan el tiempo suficiente para organizarlos… the story of our lives.

¿Me pregunto de cuántos lectores y coleccionistas el caso será este mismo? Y a mí me resulta interesante porque vivo en las mismas condiciones: tengo alrededor de 40 cajas especiales para cómics llenas de los mismos, varias más de huevo (esas pinches cajas se usan pa’ todo) e infinidad de bolsas llenas de cómics; y bueno, las ‘novelas gráficas’ ocupan un librero y tengo material para llenar otros dos o tres. ¿Y cuando los voy a organizar? Me preguntarán y me pregunto... "No sé", respondo.

La verdad es que necesitaríamos que el día durara unas 35 o 40 horas, y que me encontrara a alguien que me sostuviera económicamente para que me permitiera leer todo lo pendiente, organizar y, por supuesto, continuar comprando ejemplares (si a esto le agregamos que las mismas circunstancias padezco con DVD, libros y CD, ¡nos podemos imaginar entonces el horror de la covacha!).

Alexandro Jodorowsky durante los años 70, en un par de entrevistas que he leído, llegó a mencionar y comentar orgullosamente acerca de su comicteca (algo muy extravagante en aquella época a ojos de los entrevistadores y, supongo, muchos lectores), a la cual decía alimentar constantemente y llevar a México, París o Estados Unidos, o cualquiera de los lugares que lo recibiera.

Hace unos años, en una entrevista que le hice, me decía que eran ya tantas las historietas que tenía y, sobre todo, las distintas ediciones y copias de su misma obra, que lo que hacía era que los ejemplares que le enviaban las editoriales los colocaba en una mesa a la entrada de su casa, para que los invitados tomaran y se llevaran los que quisieran… sin duda, quisiera ser un invitado a la casa del maestro.

Esto me lleva a preguntarme: ¿Cómo habrá crecido mi colección en 20 años, y qué me llevará a pensar entonces? Por lo pronto, mis cuestionamientos sobre el espacio habitable son realmente graves.

15 comentarios:

El Compañero. dijo...

Nunca hay que olvidar que vale la pena.

As: Forever Young - Joan Baez.

Atte: Juan Ramón

Morningstar dijo...

Sin duda, Juan Ramón. Sin duda.

Nicolas Romero dijo...

Por ahora solo he tenido ese problema con los libros, espero algun dia tenerlo con los comics. Saludos!

Hunter dijo...

Seria interesante hacer un experimento al estilo de Jodorowsky, o al menos para aquellos que tengan una colección bastante grande.

ElDemonioAzul dijo...

pues yo estoy lejos de ese problema, porque hace poco que empecé mi colección jeje

Belmont-X dijo...

Que hariamos sin esas benditas cajas de huevo!.

El unico inconveniente es cuando te cambias de casa, es un reverendo problema!!!, a mi me ha tocado mover mis cajas de comics 2 ocasiones y es una lata, pero ni hablar es un sacrificio, pero nada mejor que tener tus comics bajo el escrutinio de tus ojos.

Rik dijo...

por las mudanzas no puedo mover mis comics. Están en casa de mis papas desde hace varios años y es una frustracion no poder verlos cada que uno quiera. Saludos y te seguimos leyendo. Buen post.

Morningstar dijo...

Pues sin duda, todo parece indicar que un problema grave del coleccionista son las mudanzas... ya me imagino cuando tenga que hacerlo.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

El problema de los coleccionistas no es solamente el de la mudanza, existe uno mas grave y dificíl de capotear me refiero a las ESPOSAS.

Morningstar dijo...

Pues sí, es con la realidad que casi todo coleccionista se enfrentará en algún punto de su vida, por eso los rompimientos y divorcios es moneda casi común en estos menesteres. Por eso: ¡salve aquellas mujeres que comprenden las filiasr de sus coleccionistas!

Dr.Doom dijo...

Estamos en las mismas, por lo menos casi estoy al corriente en lecturas atrsadas (y en peliculas) pero cada vez hay menos espacio.

Parece que ahora vas a tener menos tiempo de ordenar tu colección y actualizar este blog. Felicidades por tu nuevo puesto en Editorial Televisa. Ojalá y sigas escribiendo en algun sitio. Suerte.

Morningstar dijo...

Gracias, Dr. Doom. En cuanto tenga un respiro, tendré que escribir algo. Saludos.

Payos dijo...

Este post me gustó mucho la primera vez que lo leí, y ahora que lo puso de nuevo pienso en lo que hago con mis comics: La mera verda' me encanta prestarlos, me gusta que otra gente los lea y luego me digan si les gustaron o no y por qué. Pero aunque dicen que gratis hasta las cachetadas, me es difícil encontrar gente que quiera leerlos (omitiendo, claro está, a la bandita que ya de por sí lee historietas). Es más fácil que me acepten una peli o un libro. Es raro.
Y con respecto a dónde descansan mis comics, una gran parte anda repartida entre Xochimilco y Desierto de los Leones. Los extraño mucho u_u ya quiero tener el espacio para poderlos leer y re-leer, así como los post de este blog :D
Saludos, master editor Matamoros!

(Jajaja! Me encanta el Anónimo que dijo lo de las esposas, nada tonto él)

Morningstar dijo...

Pues ojalá llegue pronto ese día en el que tengas tu colección completa.
Saludos, Payo.

Leo Silva dijo...

Cuanta envidia me da al ver esos cómics.