miércoles, 30 de junio de 2010

Lean: The Bulletproof Coffin


A David Hine, me parece, se le ha desperdiciado un poco. Se trata de un autor británico que ya lleva tres décadas escribiendo y dibujando historietas, y a quien muy pocos lectores lo identifican. En los últimos años, afortunadamente, las ideas de Hine han encontrado buena recepción, tanto en editores como en lectores del cómic de superhéroes, logrando dar la crónica de títulos como District X, Spawn, Daredevil: Redemption, Son of M y The Joker’s Asylum, entre otros. Todos, trabajos que sobresalen considerablemente sobre la mayoría del comic mainstream.

No obstante, estamos en espera de que Hine reanude totalmente su trabajo independiente. Hine ha estado metido en la historieta desde los años 80, pero prácticamente durante dicha década y la de los 90, hizo trabajos muy esporádicos para diversas publicaciones inglesas como 2000 A. D., Warrior, Crisis e, incluso, algunas cosas para Marvel UK. Pero el salto de Hine, me parece, fue con su impresionante novela gráfica Strange Embrace, cuando fue reeditada en 2003 por el sello Active Images (fue originalmente publicada en Inglaterra en 1993, por Atomeka; y apenas hace un par de años rescatada de nueva cuenta por Image Comics, ya con color como extra). Ésta se trata de una compleja historia de maldiciones en la era victoriana, con víctimas y victimarios que muestran al lector la verdadera fuerza del mal. Hine escribió y dibujó esta historia, dejando en claro el gran narrador que se encontraba detrás de tal logro, y para el cual el propio Peter Milligan se quitó el sombrero en la introducción que acompaña dicha edición.

Tras esto ha seguido su brillante paso por el cómic de superhéroes y, afortunadamente, hace cosa de un mes se ha sumado un proyecto que realmente nos ha dejado salivando: The Bulletproof Coffin, publicado por Image Comics, e ilustrada por Shaky Kane, un dibujante amigo de Hine, desde las parrandas de colores e historias alucinógenas que ambos compartieron en publicaciones como Deadline y Escape, a finales de los 80 y principios de los 90.

Esta historia se construye en torno a la nostalgia y la metaficción en un mundo contrahecho y futurista-decadente, en el que el culto a lo muerto y al desencanto parece la forma más común de entender la vida. Protagoniza un tipo que se dedica a limpiar las casas de los difuntos y quien, no extraña, es un coleccionista de parafernalia pop del pasado que da con una colección importante de historietas, entre las que se encuentra el número 198 de la serie The Unforgiving Eye –creado por David Hine y Shaky Kane, versiones de papel de los creadores de The Bulletproof Coffin, y quienes trabajaron para el sello Big 2 (háganme el favor)-, el cual nunca fue publicado. En este trance es que nuestro héroe entra en una especie de realidad tipo Videodrome (en donde ya no se sabe qué es realidad y qué alucinación), y es donde se queda el primer número de esta excitante serie.

Cuando Kane hacia aquellas colaboraciones noventeras mencionadas, la influencia de Kirby y Ditko eran claras; comúnmente se trataba de una o un par de páginas que más que una historia presentaban una idea de referencia. Hine ha dicho que The Bulletproof Coffin se ha hecho en base a ese principio del cromo, realizando entonces todo en base al diseño y las ideas de Kane, y Hine sirviendo como el orden dentro del caos.

El primer número de esta serie se ha agotado y, ante esto, Image ha puesto en la red el contenido de éste para todo aquel que desee leerlo. Vayan aquí, y si cuando salga el número 2 se encuentran una copia, no duden en adquirirla.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razon es muy buen escritor hasta me hizo comprar su corrida en spawn

Ruben dijo...

Muy bueno lo que hizo en Spawn este David Hine, asi si gusta el Spawn.

Morningstar dijo...

A mi me sucedió igual con Spawn: lo compré por él, y vaya que construyó una gran historia.
Y algo aún más extraordinario, es que Hine es un dibujante muy bueno; su trazo es muy estilizado y con ciertos toques de caricatura, pero en verdad es muy bueno. No obstante, como se encuentra fuera de los cánones del trazo del cómic de superhéroes, lo que le han pedido los editores son historias y no sus dibujos; algo parecido a lo que le sucedio a Brian Michael Bendis (aunque Hine, me parece, es un mejor dibujante y muy distinto).
Saludos

Anónimo dijo...

¿Sera TORSO la que dibujo bendis?

Morningstar dijo...

No, Torso la dibujó Mark Andreyko (otro autor que en los últimos años ha sido explotado más como escritor que como dibuante), quien también le echó la mano en Alias. Bendis escribiró y dibujó Fire, Goldfish y no recuerdo ahorita cuales otras.

Don Diavolo dijo...

Solo faltan 4 más para tenerlos todos. La historia es una mezcla de todo lo que dices en tu atinado comentario y agregando que es una visión dura de lo que representa la visual metáfora en todos los rincones de la historia, tiene muy buenos detalles, con objetos inexistentes pero que a cualquier junkie de esa época le hubiera gustado tener, una simbiosis entre el outsider art y la motosierra que vibra tanto con la cultura pop, no es una novedad pero me ha dejado un extraño sabor de boca

Morningstar dijo...

Ya rugiste, Don Diavolo.