jueves, 21 de mayo de 2009

7 años, y 70 años


El momento histórico editorial es tan aciago, que escuchamos y vemos cómo fenecen al paso esfuerzos editoriales. La edición mexicana de Rolling Stone es la pérdida más reciente. Con su número de mayo, el 79, llega a su abrupto fin esta publicación que durante siete años ofreció una buena cantidad de información y opiniones, partiendo de la escena rockera mundial.

Durante prácticamente esos siete años (con una ausencia de un par de ellos) tuve ocasión de colaborar felizmente en esta publicación, con textos sobre cine, música y cómic, con especial libertad. De hecho, durante prácticamente un año hubo la apertura y confianza para armar una sección de cómics en la que, les aseguro, se habló de títulos que no aparecieron en ninguna otra publicación nacional.

La crisis finalmente se la llevó, pero ahí quedan (en lo personal) textos sobre Moore, Miller, Suspiria, Blue Velvet, Watchmen, entrevistas con Zack Snyder, David Cronenberg, Phil Manzanera y Peter Murphy, entre otros. Vaya un agradecimiento para Benjamín Salcedo, Álex Carranco, Juan Calos Villanueva y Francisco Rubio, quienes siempre mostraron sensibilidad a propuestas alternativas. Gracias.

Y precisamente en el último número, con recomendable información centrada en Depeche Mode y la escena electrónica original, aparece un texto celebrando los 70 años de Batman, firmado por quien esto escribe. Lo ponemos aquí para dejar constancia de Rolling Stone.


Tan sólo un año menor que Superman, al Hombre Murciélago: Batman, le toca celebrar ahora siete décadas de historias oscuras, psicóticas e intensas. El buen boyscout de Kripton, sin duda, permanece como el primer superhéroe de la historia; pero el atormentado Bruce Wayne ha hecho de su cruzada anticrimen y antilocura poco más que un reflejo fiel del siglo XX… y eso se traduce en una popularidad que hace palidecer a la del extraterretre más poderoso de la Tierra.


*Esta imagen del hombre muricélago es obra de Kevin Nowlan, y aunque es de un Batman a los 50, funciona para los 70 y es muy buena.

Las muchas vidas del hombre murciélago


Siglo XXI

Si fuera un ente de carne y hueso, este mayo de 2009 Bruce Wayne / Batman tendría 70 años. Seguramente su rostro estaría surcado por un mapa de cicatrices, y tal vez una silla de ruedas sería su nuevo Batimovil tras una columna vertebral rota varias décadas atrás. Pero también existe la posibilidad de que fuera un vengador urbano tipo Clint Eastwood en Gran Torino. De hecho, Eastwood haría el Batman perfecto si se adaptara al cine The Dark Knight Returns, la ya canónica historieta de Frank Miller en la cual presenta a un Batman viejo, retirado y amargado por tanta violencia, una especie de Dirty Harry añejado… Gran Torino, finalmente, parece tener varios puntos en contacto con The Dark Knight Returns.

Es cierto, Batman no es de carne hueso, pero aún así su figura ha influido como pocas en nuestra realidad y sus 70 heroicos años se sostienen sobre una base de historias, ideas e imágenes y diversos estilos que parecen estar hechas a prueba de modas y fronteras.

Al momento, en la continuidad oficial de sus historietas publicadas por DC Comics, Batman está muerto, Missing in Action, y sus alumnos (Robin, Nightwing, Damian, Azrael, Oracle) se encuentran en el dilema de defender la figura del Hombre Murciélago o tomar la estafeta. Afortunadamente, aún tenemos el muy buen sabor de boca que significó The Dark Knight (2008).


Los 90

¿Que son 70 años de historia para un personaje de ficción?

Tal vez la oportunidad de reiterar que su historia continúa viva, a pesar del tiempo y gracias a la fuerte imaginación de su creador o creadores.

Pero, ¿qué significan 70 años para un vigilante como Batman?

Tal vez una oportunidad para entenderlo y asimilarlo finalmente como un arquetipo que, aunque en la fantasía, construye patrones, identidades, principios e ideas que alteran nuestra vida desde la dimensión de las ideas: no son palpables, pero preceden el ejercicio del mundo material.

En 1993, el guionista inglés Warren Ellis y el dibujante John Cassaday, en el crossover Planetary Batman Night on Earth, presentan una historia extraordinaria y concluyente en la que la geografía de Gotham City cambia a cada tanto, manifestando diversas encarnaciones del hombre murciélago: desde el esquemático creado por Bob Kane, hasta los de Adam West, Frank Miller y Alex Ross, entre otros. Cada versión representa un tiempo y sensibilidades distintas (cada una es válida, importante y entrañable), pero finalmente todas provienen del mismo arquetipo y del mismo infante atormentado por la pérdida de sus padres.

A la par de que Bruce Timm diseña el inolvidable serial animado Batman: The Animated Series, Botellita de Jerez crea la baticumbia con Abuelita de Batman, para más dolores a un Batman parapléjico por aquellos años en la historieta.


Los 80

Esta década cerraba con broche de oro con el primer gran proyecto audiovosual a gran escala de Batman. El filme de Tim Burton marcó toda una época, e igualmente fue un reflejo de la sobriedad alcanzada por historietas como la mencionada The Dark Knight Returns (1986) y la Watchman (1986) de Alan Moore y Dave Gibbons.

Al momento de estreno del filme de Burton, DC Comics publicó The Killing Joke, de Moore y Brian Bolland, una novela gráfica revelatoria en la que el Hombre Murciélago y su inseparable enemigo el Joker muestran más que vasos comunicantes en sus respectivas obsesiones. Esta obra casi dos décadas después sería la fuente principal para el celebrado filme de Christopher Nolan, The Dark Knight.


Los 70

Aún cuando realmente fueron pocas las historias en colaboración del guionista Dennis O’Neil y el dibujante Neal Adams, su versión de Batman ha sido desde 1970 (año en que su publicó la primera historia de esta dupla) el rasgo definitivo del personaje. Ambos autores buscaron regresar el personaje a sus sombríos orígenes, tras tanta psicodelia y humorismo camp en los 60. No obstante, en la televisión la historia seguía siendo otra, con la llegada de la serie animada Super Friends (Los Super Amigos).


Los 60

Batman también fue presa de la psicodelia y, sin duda, fue uno de los productos más afortunados. En 1966, 800 mil dólares bastaron para construir la baticueva de una de las teleseries más recordadas de la historia: el Batman del productor William Dozier quien, tomando en cuenta la transición del blanco y negro al color en la televisión, definió a la serie por la utilización de matices realmente saturados y contrastantes, artilugios del arte Pop, peculiares ángulos de cámara para la época, explotación de elementos del cómic (onomatopeyas, entre otros) y, ante todo, un tono paródico y absurdo tanto en las historias como en el corte de los personajes.

Adam West y Burt Ward son ya nombres clásicos.


Los 50

En el número 76 de Superman (de junio de 1952), el protagonista del título y Batman resuelven juntos una historia y en el proceso descubren sus verdaderas identidades. El éxito de la historia los lleva a protagonizar el título World’s Finest Comics, con una fórmula que hasta hoy día es muy explotada.

Década de caza de brujas y paranoia comunista, la mitad del pasado siglo estuvo a punto de acabar con la historieta estadounidense, acusada de corruptora de menores según el psicólogo Fredric Wertham, quien de Batman y Robin dijo se notaba claramente que protagonizaban una relación homosexual.


Los 40

Una gran cantidad de personajes y elementos de importancia radical en la mitología del personaje surgieron durante los años 40: En abril de 1940 (Detective Comics 38) apareció Robin, el llevado y traído joven maravilla; y así siguieron Clayface (Detective Comics 40, junio de 1940), el batimovil (DC 48, febrero de 1941), el Espantapájaros (Worlds Finest 3, otoño de 1941), el Pingüino (DC 58, diciembre de 1941), la batiseñal (DC 60, febrero de 1942), Dos Caras (DC 66, agosto de 1942), Alfred (Batman 16, abril/mayo de 1943) y etcétera...

Ya en 1943, la Columbia Pictures produjo un temprano serial cinematográfico, dirigido por Lambert Hillyer, en el que podemos ver a un Batman y un Robin que parece compraron sus disfraces en La Merced. El encanto de la inocencia de esta serie no ha desaparecido.


Génesis

El relato del niño vuelto multimillonario tras la muerte de sus padres baleados en un callejón, y convertido años después, en extrovertido vengador que semeja la figura de un vampiro para ejercer miedo sobre todo vehículo del mal, muerte del niño Bruce Wayne y nacimiento de Batman, es ya un relato contemporáneo de proporciones míticas conocido como los mejores relatos de la antigüedad.

Se sabe que Bob Kane, creador del personaje, se inspiró en el Zorro de Douglas Fairbanks, en el villano del filme The Bat Whispers, y en un estudio de Leonardo da Vinci para aplicar el ornitóptero (máquina con alas artificiales que se eleva aleteando), para la creación de Batman. Y así, fue que apareció por primera vez en el número 27 de Detective Comics, con fecha de portada de mayo de 1939.

4 comentarios:

Mr. Blue dijo...

Una lástima que sigan desapareciendo revistas. Yo alcancé a colaborar en un par de ocasiones nada más. Ya los agarré en las últimas. Un abrazo para todos en RS.

Morningstar dijo...

Un saludo, mr. Blue.

El Pipiripau (ikoon) dijo...

Qué pena que desaparezca la revista, aunque sólo la compré en 3 o 4 ocasiones siempre es una lástima que una buena publicación llegue a su fin...

Por otro lado el texto sobre Batman está muy padre, corto pero rescatanto los puntos cruciales de la historia del caballero nocturno...

Saludos!

Olivier dijo...

Qué lástima, no cabe duda que la espada de Damocles pende sobre nosotros. Tendremos que darle más a los blós porque la desesperación impide que se me ocurra alguna otra alternativa.

Un abrazo para el equipo de la Rolling Stone.