viernes, 29 de mayo de 2009

VR: Black Jack Volume 5

Viernes de Reseña: Black Jack Volume 5 (Vertical)
17 dólares



Me pregunto si Osamu Tezuka habrá tenido problemas con ciertos sectores debido a su obra, en la cual el análisis y crítica hacia el ser humano es siempre central a la forma y fondo de sus historias. En el caso de Black Jack, como he venido comentando prácticamente en el último año a cada volumen que aparece, Tezuka construyó una serie de conflictos éticos y morales a partir de los acertijos médicos y humanos que se le presentan en cada millonario caso (sumas estratosféricas son las que carga por cada cirugía que practica).

Black Jack Volume 5, el más reciente publicado en Estados Unidos por Vertical Inc., y que de hecho esta semana salió a la venta, compone un intenso crisol en el que BJ se enfrenta a dilemas médicos desde varios aspectos. Recordemos que el propio maestro Tezuka se matriculó en Física, con especialización en Medicina, por lo que su conocimiento es sumamente revelador en la saga de BJ. Y ante esto, vuelvo a la pregunta del inicio, ¿qué algún medico nunca lo enfrentó por decir aquella o tal cosa sobre los médicos y su desempeño?
Porque este volumen resulta sumamente incisivo para con la figura y tarea del médico. En lo personal, tengo una opinión muy respetuosa hacia los médicos. Sabemos que nunca falta el charlatán o el incompetente ejemplar (como en todos los oficios) pero, en general, la figura, el significado y lo que representa un médico, me parece que se trata de un símbolo y una realidad de lo más noble del ser humano. Desde el Juramento Hipocrático que los define, hasta su ejercicio constante para velar por el bien de la salud pública, se me figura uno de los actos más nobles y que en ocasiones no se llega a valorar del todo. En resumen, la disposición, interés y preocupación de un buen médico por todo paciente se me revela como algo verdaderamente heroico... y aún cuando nuestra realidad esta muy marcada por la presencia de algo tan polémico como es el IMSS.

Este volumen abre con Hospital, una fuerte afrenta a estas instituciones, en la que el mangaka caricaturiza la figura del médico eternizado en el poder y su sequito de adoradores convenencieros. Tezuka crítica la cerrazón que existe en ciertos sectores médicos para apreciar o aceptar las propuestas que vienen de otros lugares; en este caso, la indisponibilidad de la institución a aceptar médicos que no vengan de la universidad que ellos apoyan. Se trata, finalmente del tipo de compadrazgos y amiguismos que a todos los sectores y oficios enferman.

En The Helper, BJ es requerido por su antiguo maestro, el doctor Yamadano, quien está siendo amenazado por los actos de un grupo de médicos del hospital en el que trabaja, y que buscan echarlo del mismo. Médicos aún con mucha vida por delante buscan embaucar al médico con más experiencia.

En Country Clinic, BJ descubre en un poblado a un médico que no tiene el suficiente conocimiento para ejercer, aunque éste finalmente demuestra que nunca es demasiado tarde para aprender.

En There Was a Valve! y 99 % Water, BJ se enfrenta con Kiriko, su némesis que ayuda a morir a los pacientes que lo requieran, en el primero en un intento por evitar que acabe con la vida de su propio padre y en el segundo relato impidiendo que se mate a sí mismo tras una extraña enfermedad que parece ser de origen extraterrestre. El dilema de la eutanasia y la sanación son enfrentados a través de los coprotagonsitas de esta historia y lo que representan.

Esa posibilidad extraterrestre y la peculiar e inolvidable historia de fantasmas en On a Snowy Night, que cierra el volumen y los 14 relatos que lo conforman, son los primeros acercamientos de Tezuka a lo fantástico en la saga de Black Jack en lo que va de la colección, y la cual no va siquiera a la mitad y continúa más que intensa.



4 comentarios:

ikillgiants dijo...

Muy interesante la obra de Tezuka.

Por cierto, me encataría que hiciera un post al respecto de Los Invisibles de Grant Morrison, a mi parecer una de sus obras más geniales.

Morningstar dijo...

Simón, ikillgiants, de los Invisibles estaría bien algo. En algún momento tendré que hacerlo.

muerto dijo...

hasta q lo encontre señor matamoros

Morningstar dijo...

Orale, no espante. Pero bueno, si fue Black Jack o Iconoctlán lo que encontraste, pues qué bueno y bienvenido.