sábado, 4 de abril de 2009

SR: Black Jack Volume 4


Sábado de Reseña: Black Jack Volume 4
Vertical
17 dólares

Pinoko es el sidekick del doctor Black Jack; éste último, cirujano de capacidades asombrosas que trabaja en la clandestinidad a falta de una licencia que lo ampare.

Pinoko posee un cuerpecillo de unos seis años de edad, el cual es sintético, pues en realidad funciona únicamente como contenedor de todos sus órganos internos que durante 18 años habitaron como una especie de tumor en el cuerpo de su hermana siamesa. Black Jack los extirpó y les dio nueva vida. Desde entonces, Pinoko vive con Black Jack, está bajo cuidado de él, también es su ayudante en operaciones, y dice ser su esposa, lo cela y está realmente enamorada de él pues, después de todo, como ella dice, en realidad tiene más 18 años, pues ese es el tiempo que estuvo cohabitando en el mismo cuerpo con su hermana.


Hasta el lector más rudo puede caer ante el encanto de la pequeña Pinoko, quien en manos de Osamu Tesuka, el genio detrás de esta obra, es una auténtica curiosidad que ofrece muy buen humor y se comunica a través de poco más que balbuceos de niño pequeño.

En el Black Jack Volume 4, el más reciente publicado por Vertical, Tesuka –como es costumbre- entrega historias brillantes que abarcan varios aspectos de la vida y, en especial, me capturaron las protagonizados por Pinoko.

En Pinoko Love Story, la operación que Jack realiza a un niño de 5 años, quien cree se trata del novio de Pinoko, permite la construcción dramática necesaria para deleitarnos nuevamente con la dilatación de un mensaje que ya conocemos, pero que Jack se empeña en hacer a un lado: que Pinoko lo ama.


No obstante, es con Gas que Tezuka realiza un extraordinario ejercicio de timing, montaje y suspenso, cuando Pinoko se toma una cápsula que contiene cianida de potasio creyendo que se trata de una pastilla para el resfriado. Jack, entonces, tiene poco tiempo para realizarle una operación para extirparle la cápsula antes de que se derrita y deje salir la letal composición en el cuerpo de Pinoko. En Occidente estamos acostumbrados a ver negro y blanco, mezclas o grises son cosas raras. El ridículo o el buen humor poco caben dentro del drama y el melodrama en nuestra narrativa; en Oriente, en cambio, esto es común, y esta historia es un ejemplo intenso de esto.



Pucheros de Pinoko, el pánico en el rostro de Jack, primeros planos de las incisiones (bueno, esto es básico en cada historia de Black Jack), el recorrido de la cápsula dentro de los intestinos, Jack inyecta nitrógeno en los intestinos de Pinoko para que estos muevan la cápsula hacia donde Jack pueda extirparla, primeros planos de la cápsula viajando entre heces fecales, Pinoko ahora está expulsando una gran cantidad de gas... pero ya se encuentra a salvo.


La intensidad no queda ahí desde luego. La polémica historia en False Image enfrenta a Jack con el dilema de salvar a un profesor que es buscado por sus exalumnos para realizarle un homenaje; el caso es que el mentado catedrático en realidad nunca fue más que un vividor que se hizo pasar como maestro para conseguir dinero para sus drogas. En The Sewer Way vemos cómo un guerrillero es cuidado por sus víctimas y cómo una jauría de ratas de cloaca le comen el rostro. En Tetsu of the Yamanote Line, Jack debe de reinstalar los dedos de un carterista como favor a un policía, para que éste no lo encarcele por ejercer sin licencia y para que su oportunidad de agarrar al raterillo con las manos en la masa no quede ahí.

Y bueno, otras historias de sobrevivencia, amor y desamor, muerte, ideales, corruptelas, y demás situaciones humanas, todas, se encuentran en las 304 páginas de Black Jack Volume 4.

Para más información sobre éste, otros volúmenes de Black Jack, otros mangas y adquirirlos, aquí.

3 comentarios:

El duenho del changarro dijo...

Hola, hasta el momento no he leído ninguna historia de este personaje, sin embargo espero hacerlo pronto.
Me llama la atención la historia de Pinoko, más que nada por que es casi identica a la de Jonas Venture, un personaje de una serie animada llamado Venture Bros, y que muy probablemente sea un homenaje. Hablando de esta serie, es bastante recomendable, entre otras cosas, esta cargada de referencias a la ciencia ficción y parafernalia relacionada, ojala tengas chance de verla.

Saludos

Morningstar dijo...

Qué tal, el dueño. Fíjate que no he visto Venture brothers, pero sí sé que se trata de una serie que homenajea muchas otras animaciones e historietas, por tal motivo no sería raro que tuviera su reverencia con Black Jack. Ojalá puedas echarle un ojo a esta maravilla en alguna ocasión. Saludos.

elcuadernito dijo...

Con Black Jack Tezuka demuestra que realmente es el Dios del Manga en muchos aspectos. Narrativamente y visualmente es una maravilla.

Es triste que muchas personas no conozcan esta obra. Cualquiera que se quisiera llamar "Otaku" o Mangaka debería de leerla.