viernes, 10 de abril de 2009

VR: Bottomless Belly Button

Viernes de Reseña: Bottomless Belly Button, de Dash Shaw
Publicado por Fantagraphics Books
30 dólares


Utilizar comparativos para medir los alcances o calidad de una obra me han parecido siempre una falta de respeto; pues aunque mucha gente los usa para demostrar su supuesto conocimiento y demarcar, así e igualmente, un referente común con quien dialogue o intercambie información, lo único que se logra es –me parece- quitarle autenticidad a la obra discutida ante la inminente manía por comparar y la incapacidad para enumerar las cualidades de la misma obra.

Así, bien podría decirles que Bottomless Belly Button, obra de Dash Shaw, publicada por Fantagraphics, se trata de la Happiness (filme indi de Todd Solondz ) de la historieta... por decir algo. Y aunque no caeré en ese jueguito, sí me tomaré la licencia de hablar un poco de ciertas características del cine independiente –sobre todo estadounidense- para ofrecer una opinión más clara de esta obra.


Aunque existe cierta reserva ya sobre el llamado cine de autor o independiente –pues el mismo cine de Steven Spielberg, por ejemplo, podemos decir que pertenece a esta corriente ya que, a pesar de los grandes cantidades de dinero que cuesta, responde casi únicamente a los intereses y necesidades de su realizador, y de nadie más-, éste se construye en base a los intereses del director, con un presupuesto bajo, comúnmente presenta temáticas existenciales, sociales o filosóficas y, además, contiene un formato visual y narrativo sencillo y sin grandes pretensiones técnicas.

En esos mismos lineamientos Bottomless Belly Button se construye. Se trata de la reunión familiar tras años de separación, y debido a un suceso poco alegre, aunque en apariencia necesario: la familia Loony está formada por Maggie y David, madre y padre respectivamente, y sus hijos, en orden de aparición: Dennis, Claire y Peter, el primero está casado y tiene un hijo pequeño, la segunda está separada de su esposo y tiene una hija adolescente, y el tercero ha estudiado cine y tal vez es quien menos se ha relacionado con todos los demás. Todos han regresado al núcleo como despedida, pues los padres están a punto de divorciarse tras más de cuarenta años de vivir juntos, y sin aparente razón.


El esquemático, aunque muy claro y efectivo, dibujo de Shaw constituye, tal vez, uno de los formatos narrativos más claros con los que me he encontrado en la historieta. A pesar de que en diversas ocasiones Shaw utiliza varias líneas narrativas, su dibujo está en absoluto servicio de la historia, y por lo cual no tiene reparo en señalar por su nombre y dentro de las viñetas diversos aspectos que podrían pasar desapercibidos al lector. Sin duda, se trata de un recurso que no es nuevo y que han utilizado Frank Miller o Chris Ware, por ejemplo. Pero, por la claridad de la voz visual de Shaw, no resulta demasiado artificial, y es incluso gracioso en varias ocasiones en esta obra.

Todo este esfuerzo narrativo, finalmente, Shaw lo constituye prácticamente como una oportunidad para que el lector se convierte en un fisgón sobre una historia ajena en la que se están jugando varios sentimientos. Cada quien tendrá su opinión sobre los diferentes formas de los protagonistas de Bottomless Belly Button para afrontar el suceso pero, sin duda, me parece que el autor logra un retrato muy sensible sobre una familia en crisis y la condición individual de sus integrantes (darle un rostro de rana a uno de ellos como reflejo de su inseguridad, es relevante).



El cine... más bien los autores de cine, me parece que cada vez son menos capaces para inyectar sus historias de real sentimiento y autenticidad; a través de sus historias se les nota cada vez más cínicos y menos sinceros .

Si Bottomless Belly Button la hubiese visto en cine, tal vez me habría parecido una historia poco auténtica. No sé si sea el medio, y su increíble capacidad para absorbernos sin la necesidad de mostrar rostros reales, pero esta historieta de cientos de páginas es intensa e inolvidable.
*Imágenes tomadas de dashshaw.com

1 comentario:

Hunter dijo...

Lo que necesitaba para este día. Una historia así contada.